MERCAIDEAS_NUEVOLOGO_turquesa
[fibosearch]

Finanzas Sanas

Para muchas personas que inician sus negocios por cuenta propia puede resultar un tanto difícil encargarse de ciertos aspectos. El manejo del dinero es uno de ellos, realmente es un terreno que muchos encuentran tedioso y sobre todo hablando de finanzas algo difícil de abordar y controlar.

Tomando en cuenta que una buena cantidad de nuevos negocios terminan fracasando antes de su primer año, porque la mayoría de los emprendedores se centran en otros aspectos del negocio olvidándose de lo más importante, las Finanzas.

Es de suma importancia que prestes atención al asunto de las finanzas. Como ya lo hemos mencionado muchas veces la deficiente gestión que se realiza sobre los recursos financieros de una empresa es la principal causa de su cierre.

Si quieres que tu negocio se mantenga sano ahora y en el futuro, es imprescindible que lleves un buen control de lo que ocurre con la parte económica. Y es que en un negocio propio la responsabilidad y el compromiso son aún mayores. Puesto que ya no se trata solo de tu dinero y tu futuro, sino también del de otros, si comienzas a tener empleados. Siempre debes mantener presente que los inicios empresariales pueden ser lentos, pero con trabajo, responsabilidad y control, tu negocio será sustentable.

Y como queremos ayudarte a que lo consigas, hoy compartimos contigo 8 consejos de finanzas para emprendedores.

  1. Separa las finanzas personales de las empresariales

Por comodidad, es posible que los gastos e ingresos de tu negocio estén asociados a tu cuenta bancaria personal y tengas todo mezclado, pero mal hecho.

Una cosa son los gastos que generas en tu vida personal y otra los relativos a tu negocio. Por eso, el primer consejo de finanzas es que las mantengas separadas si quieres ser un emprendedor de éxito.

  1. Ponte un sueldo

Como estás al frente de un negocio que es tuyo, lo más seguro es que no te hayas asignado un sueldo mensual. Y lo más fácil para ti es que si necesitas dinero, lo sacas y listo. Unas veces tomas más y otras menos. Pero debes cambia esto por bien de tu negocio y de tu futuro empresarial.

Tu negocio es una empresa y así debes entenderlo y vivirlo. Por eso, una de las primeras medidas que tienes que tomar si es que no lo haces todavía es definir un sueldo fijo mensual.

Esa será la cantidad que te corresponda y no podrás tocar ni un céntimo más, es decir debes incluirte en la lista de egresos, para tener un mejor control.

El imponerte un sueldo básico mensual te ayudará a no realizar gastos excesivos e innecesarios.

  1. Revisa las cuentas cada mes

¿Cómo pretendes mejorar la rentabilidad de tu negocio si no mides lo que pasa en él?

Igual que para mejorar tu productividad mides el tiempo que le dedicas a cada tarea, para optimizar las cuentas tienes que revisarlas periódicamente.

Si ahora tienes un documento de tus gastos e ingresos medio abandonado (y al que te asomas una vez cada 3 meses porque tienes que rendir cuentas a Hacienda, que si no, ni eso) tienes que crear el hábito de revisarlas. Proponte que al menos una hora al mes (el día que tú prefieras) pongas en orden los movimientos que se han producido en los 30 días anteriores.

Esta práctica es útil para controlar las finanzas y también te ayudará a detectar posibles errores en cobros de proveedores algún otro error que te esté afectando económicamente.

  1. Fórmate en finanzas para emprendedores

Nadie nace sabiendo y ser emprendedor no te convierte en un experto en finanzas.

Por eso, debes hacerte consciente de tus limitaciones para cubrir tus dudas administrativas. Es momento de leer sobre finanzas o bien acercarse a personas conocedoras del tema, para que te oriente y te ayude a dominar la administración de tu negocio.

Cuanto más sepas al respecto, mejor organizarás tu información y controlarás lo que ocurre con tus cuentas.

Pero recuerda que es importante que tengas cuidado con lo que lees. Es mejor que analices y compares toda la información que encuentres y de esa manera sabrás qué tan fidedigno es el sitio, otra sugerencia es que aproveches la variedad de libros de finanzas cuyos autores son grandes empresarios.

Aprender de los que ya han alcanzado el éxito es una fórmula infalible para triunfar.

  1. Establece objetivos concretos

Definir el destino es fundamental para saber qué camino debes tomar, en un negocio ocurre lo mismo.

Por eso, es recomendable que fijes objetivos económicos, tanto si ya llevas tiempo con tu negocio como si acabas de arrancar tu proyecto y eres un emprendedor novato.

A medida que pasen los meses, sabrás si te estás acercando a tu objetivo o debes emprender alguna acción para redirigir tu negocio en la dirección correcta.

Te sugerimos ser realista, piensa metas alcanzables y avanza poco a poco y paso a paso.

  1. Diversifica e invierte

Depender de solo un producto o servicio suele ser riesgoso o precario en ciertas temporadas en donde las ventas no suelen ser las mejores, lo ideal es diversificar tus entradas de dinero.

Por eso, lo mejor es que diversifiques tu entrada de ingresos. Por ejemplo, si vendes un servicio principal, podrías ofrecer un servicio secundario, generando otra entrada. De una, pasarías a dos o más fuentes de ingresos.

Estamos claros en que la finalidad de tu emprendimiento es ganar dinero. Pero si el dinero no circula y no haces nada con él, no tiene ningún sentido ganarlo. Para mejorar y crecer, necesitas invertir. Recuerda que el dinero no es el fin. El dinero es el medio que te permitirá llegar al fin.

  1. Establece presupuestos

La mayoría de los emprendedores hacen inversiones y compras improvisadas, el resultado es que se producen desequilibrios constantemente.

Invertir está muy bien, pero hay que hacerlo de forma responsable para no afectar tu negocio.

Un negocio sano no se sostiene en la cuerda floja durante mucho tiempo, por ende es necesario que preveas esto, te sugerimos establecer un presupuesto.

Cuando estableces un presupuesto (semanal, mensual o en el plazo que desees), sabes de antemano cuál es tu tope de gasto y no te llevas sorpresas de las malas.

  1. Ten un colchón de imprevistos

Cuando emprendes, es normal tener meses con altas ventas y otras algo más flojas y encima de eso tienes que hacer frente a un gasto con el que no contabas, que además es importante y urgente, tu negocio lo puede resentir o inclusive no sobrevivir a estas circunstancias.

Por lo que te recomendamos destinar una cantidad de dinero cada mes a alimentar un colchón de imprevistos te permitirá tener tranquilidad mental y emocional, afrontar gastos inesperados y evitar que tu cuenta bancaria se quede en números rojos, para que te enfoques únicamente en el crecimiento de tu empresa.

Al principio la cantidad de dinero que puedas aportar a este colchón va a ser muy poca, pero es muy importante que crees ese hábito. Luego, cuando tu negocio tenga más utilidades, seguirás nutriendo esa cuenta y estarás siempre preparado ante cualquier eventualidad.

Con estos consejos de finanzas, ya no tienes excusa para poner en orden los números de tu negocio y si tienes la constancia y dedicación suficiente podrás ver los frutos en las finanzas de tu negocio e inclusive de las personales.

Facebook
Twitter
LinkedIn

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Recientes

¿Quieres ser parte de mercaideas?

Tus creaciones y trabajo artesanal puede llegar a cualquier parte del país.
Seguir leyendo

Post relacionados

Inicio
Ideashop
Carrito
WhatsApp

Iniciar Sesión

Donde la creatividad se encuentra con la pasión.
© 2023 MercaIdeas.