MERCAIDEAS_NUEVOLOGO_turquesa
[fibosearch]
,

Compras a conciencia

El mundo de las compras por conciencia es un movimiento global en constante crecimiento que nos hacen realizar cambios importantes en la forma en que consumimos productos y bienes día a día.

Las nuevas generaciones de millennials y centennials son más sensibles a los problemas ambientales de nuestro planeta y ellos son los que cuestionan a las marcas y eligen aquellas que dejen un impacto positivo.

Actualmente las empresas comprenden la importancia de alinearse con estos nuevos consumidores y sus necesidades, esta es la razón por la que cada vez más las empresas nuevas agregan opciones éticas, de comercio justo, veganas o naturales a sus portafolios.

Las pequeñas marcas son ecológicas y/o éticamente enfocadas y hay una gran oportunidad de que estas empresas desarrollen soluciones para atraer a nuevos consumidores conscientes.

Es por esta razón que hoy es un buen momento para emprender negocios con impacto positivo.

Consumos conscientes:

  1. Comida saludable y crecimiento del veganismo

En un estudio reciente en la revista Science se menciona que evitar los productos cárnicos y diarios es la forma más grande de reducir el impacto ambiental de un individuo en el planeta. Más del 60% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero de la agricultura proviene solo de la ganadería. El veganismo se ha generalizado en Gran Bretaña. La panadería de High Street, Greggs, causó un gran alboroto (y ganó toneladas de publicidad gratuita) por cortesía de su roll de salchicha vegana, y también causó gran sorpresa cuando la multinacional Unilever lanzó un helado vegano con Magnum.

Movimientos como Veganuary, una campaña que insta a los carnívoros y vegetarianos a elegir una dieta basada en plantas, por eso cada vez hay más y más personas que evitan la carne en favor de opciones más saludables y ecológicas. Y por todo esto, las góndolas de los supermercados están cambiando, con más y más alternativas lácteas y cárnicas emergentes para satisfacer la creciente demanda de opciones sostenibles.

El movimiento de compra consciente llegó para quedarse. No es una tendencia, es una nueva forma de vida para disminuir nuestro impacto en el planeta y garantizar que todas las personas sean tratadas por igual. Su objetivo es reducir la velocidad y erradicar el daño de nuestro consumo. Y el mundo corporativo está aprovechando este potencial. Sin embargo, las multinacionales necesitarán demostrar que no se están subiendo a esta tendencia únicamente para obtener ganancias. Si los consumidores creen que las grandes empresas no están adoptando un cambio real positivo, sus productos quedarán parados en las góndolas.

  1. La guerra contra el plástico.

Seguramente te sorprendió la imagen del caballito de mar con su cola envuelta en un bastoncillo de algodón. Esa foto dejó un fuerte impacto en los consumidores de todo el mundo. Si aún no lo has visto, búscalo en Google, no será nada difícil de encontrar. La foto fue tomada por un fotógrafo mientras buceaba en la costa de Indonesia en 2016 y rápidamente se volvió viral.

Es importante destacar que esto creó conciencia sobre el impacto del plástico, en particular los plásticos de un solo uso, y su viaje desde los contenedores de basura hasta los océanos. Aproximadamente ocho millones de piezas nuevas de plástico se tiran en las costas todos los días.

Cero plástico, cero desperdicio o poco desperdicio se han convertido en más que palabras de moda, se han convertido en una oportunidad para que los emprendedores desarrollen marcas innovadoras que ayuden a minimizar el problema del plástico en los océanos.

Vende alimentos a través de frascos reutilizables y ofrece productos con envases no plásticos que son compostables, reutilizables y de fabricación ética. La guerra contra los desechos está en pleno apogeo, y los consumidores cuestionan la cantidad y el tipo de envases que las marcas están utilizando. Esta es una oportunidad fantástica para emprendedores.

  1. El movimiento de la moda “Slow Fashion”

Los conceptos de moda ética, lenta y ecológica han ido ganando impulso a lo largo de los años y se han generalizado. Con la ayuda de la campaña Fashion Revolution en 2017, el impacto ético y ambiental de la fabricación de ropa para la industria del fast fashion ahora está muy presente entre las inquietudes de los consumidores.

El slow fashion, tiene como objetivo crear menos, pero de mayor calidad, eco -productos amigables y de origen ético, con trabajadores pagados de manera justa y en condiciones seguras. Se aprecia más cada compra, creando conexiones más profundas con la ropa y los accesorios en lugar de generar compras a corto plazo para solo tener en el guardarropa.

Los consumidores han comenzado a exigir más transparencia de los minoristas: el hashtag #whomademyclothes, por ejemplo, tiene una fuerte presencia en las redes sociales. Marcas jóvenes y emergentes como “Know the origin” o la marca holandesa Mud Jeans en particular están apareciendo cada vez más en el mundo del moda.

Hay una gran oportunidad para los emprendedores de impacto positivo que desean desarrollar un modelo de negocio sostenible en torno a la industria del slow fashion y tener un impacto más positivo tanto en las personas como en el planeta.

#MercaIdeas #ConsumoResponsable #Ecología #Consumidores #ModaÉtica

Facebook
Twitter
LinkedIn

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Recientes

¿Quieres ser parte de mercaideas?

Tus creaciones y trabajo artesanal puede llegar a cualquier parte del país.
Seguir leyendo

Post relacionados

Inicio
Ideashop
Carrito
WhatsApp

Iniciar Sesión

Donde la creatividad se encuentra con la pasión.
© 2023 MercaIdeas.