MERCAIDEAS_NUEVOLOGO_turquesa
[fibosearch]

Origen: vidrio sopleteado o modelado

El vidrio es un material básico y, junto con la cerámica, el más antiguo y conocido. Por tanto, El vidrio ha estado vinculado al hombre desde sus orígenes, cumpliendo una doble función: como elemento de utilidad y como objeto decorativo y artístico.

Uno claro ejemplo de piezas artísticas hechas con vidrio son las figuras decorativas de “vidrio sopleteado”, por eso hoy te contaremos del origen y del trabajo que conllevan estas piezas.

Para empezar, conozcamos algunos aspectos del vidrio:

La palabra vidrio proviene de la palabra latina vitreus, que significa “hecho de vidrio”.  Vitreus, a su vez, viene de vitrum, cuyo significado es “vidrio”.

El vidrio es un material sólido y transparente, de gran dureza, pero, también, muy frágil. Además, es inorgánico y no posee estructura cristalina. Se fabrica con materias primas naturales (carbonato de sodio (Na2CO3), sulfato de sodio (Na2SO4), piedra caliza (CaCO3) y arena (SiO2)) que se funden en las proporciones adecuadas a muy alta temperatura, entre 1.300º y 1.400ºC, dependiendo de la composición con la que se trabaje.

Para trabajar el vidrio existente diferentes técnicas:

TÉCNICAS EN ELABORACIÓN EN FRIO

  • Grabado con acido
  • Grabado con arena
  • Grabado a la rueda, tallado o biselado

TÉCNICAS EN ELABORACIÓN EN CALIENTE

  • Soplado
  • Soplado en molde
  • Pasta de vidrio
  • Prensado
  • Reposado
  • Vidrio estirado

Esta última es de la que hablaremos más a profundidad, ya que es la que se utiliza para la elaboración de las figuras y/o artesanías hechas de “vidrio sopleteado”, para la modalidad del vidrio estirado se requiere de un soplete con oxígeno gas, mediante el cual se logra que el vidrio adquiera la temperatura necesaria para estirarlo, fusionarlo, modelarlo y soplarlo.

A una temperatura aproximada de 900 grados, a puro pulso y técnica manual, es como los pocos artesanos que aún se dedican a la elaboración de estas piezas, comienzan a diseñar las artesanías.

Se inicia a dar forma a las varillas de vidrio mediante una sucesión de estiramientos, engrosamientos y soldaduras. Las varillas de vidrio que se usan en esta técnica pueden ser de borosilicato, pero también se utiliza un vidrio sodocálcico blando, de bajo punto de fusión, como el Moretti de Murano y pueden mezclarse vidrios de varios colores siempre que sean compatibles.

Sea cual sea el procedimiento elegido para trabajar las piezas y el tipo de vidrio empleado, es necesario hacer un recocido. Cuanto más grande es la pieza, mayores precauciones y mayor tiempo de recocido será necesario. Por ejemplo, una cuenta de vidrio de un diámetro de 3 cm. puede recocerse simplemente enterrándola en un material refractario como chamota o sepiolita. Sin embargo, una pieza maciza de una dimensión de más de 10 cm requerirá, en primer lugar, un recocido en el soplete, utilizando una llama humeante (mucho gas y poco oxígeno) que la enfríe progresivamente, para después introducirla en un horno donde haga un descenso paulatino hasta la temperatura ambiente.

Las piezas clave para la elaboración de estas bellas piezas son: soplete adaptado a la mesa de trabajo, varillas de vidrio, gafas especiales, pinzas, piedra de esmeril para cortar y sobre todo la creatividad y destreza del artesano.

Los pasos que realizan los artesanos para su elaboración son:

En primer lugar y antes de comenzar su trabajo, encienden el soplete y regulan la cantidad de llama que van a necesitar.

Algunos se toman su tiempo para pensar la figura que van a realizar y otros la van ejecutando al momento, conforme le fluya la inspiración.

Se colocan gafas de seguridad diseñadas específicamente para trabajar el vidrio en una llama. No sólo protegen de objetos voladores sino también bloquean ciertos tipos de luz de alta intensidad que pueden dañar sus ojos cuando están mirando a la antorcha.
Colocan la varilla de vidrio siempre a la misma distancia del soplete y comienzan a calentarla haciéndola girar continuamente.
En el momento en que la varilla adquiera un color rojo tenue, llevan a cabo el primer ángulo con el vidrio.
Si requirieran doblar de nuevo la varilla, vuelven a fijar la llama en un punto concreto del vidrio. Esperan a que el vidrio adquiera un color rojo y vuelven a doblar.

Si en algún momento de su trabajo de modelado el vidrio se enfriara y necesitaran imprimir una nueva forma, tendrían que calentar de nuevo.
Hacer figuras de vidrio implica el giro de la mano para girar el cristal calentado. Desarrollar ésta habilidad requiere años de práctica, prueba y error. Puede ser una actividad peligrosa y requiere del equipo de seguridad adecuado y la formación es necesaria para trabajar con el vidrio.

Por ello, es muy importante que resaltemos la habilidad y el talento de las maestras y maestros artesanos de vidrio sopleteado o también conocido como modelado, que, con un conocimiento legendario, transforman el vidrio en piezas de alto valor artístico.

Esta tradición aún se conserva viva en diferentes talleres de nuestro país en donde sin importar las dimensiones o tamaños, las y los artesanos dejan en cada una de ellas un pedacito de sus sentimientos, tiempo y emociones para adornar con gran elegancia los hogares de quien gusta de estos productos.

Gracias por leer este post y no nos queremos despedir sin antes recordarte que al consumir local y sobre todo lo hecho a mano, estamos ayudan a reactivar la economía de los y las artesanas, y además que lo hecho en México, está hecho con el corazón, logrando artesanías que son únicas e inigualables.

#ArtesaníasMexicanas #Talento #Vidrio #Modelado #Sopleteado #Figuras #HechoAMano #HechoEnMéxico

Facebook
Twitter
LinkedIn

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Recientes

¿Quieres ser parte de mercaideas?

Tus creaciones y trabajo artesanal puede llegar a cualquier parte del país.
Seguir leyendo

Post relacionados

Inicio
Ideashop
Carrito
WhatsApp

Iniciar Sesión

Donde la creatividad se encuentra con la pasión.
© 2023 MercaIdeas.