MERCAIDEAS_NUEVOLOGO_turquesa
[fibosearch]
,

Logros muy mexicanos

En México hay poco más de 130 millones de personas, y muchas de ellas hacen cosas extraordinarias. Músicos, artistas, activistas, etc. que gracias a su perseverancia y luchas constante alcanzan logros muy mexicanos como:

Elsa Ávila, la primera mujer latinoamericana en llegar a la cima del Everest

Las montañas más altas del mundo (8 mil 848 metros de altura sobre el nivel del mar), nos han regalado historias impresionantes para contar. Entre ellas, se encuentra la de la mexicana Elsa Ávila, quien en 1999 se convirtió en la primera mujer de nuestro país y de Latinoamérica en llegar a la cima del Monte Everest.

Llegar a la cumbre más alta del mundo es toda una travesía en medio del frío y climas difíciles de enfrentar.

Dato Extra: El Monte Everest se encuentra en la frontera entre China y Nepal y los montañistas lo suben por ambos lados.

Elsa es una mexicana nacida en la Ciudad de México; y su historia es una verdadera proeza con marcados tintes de dramatismo.

La primera vez que intentó escalar el Everest, con 23 años de edad, relató, al llegar a los 8,000 metros sufrió principios de edema (hinchazón) cerebral por la falta de oxígeno que se experimenta a esa altitud. Entonces a 848 metros de la cima, tuvo que regresar.

Pasaron unos meses y en 1989 volvió a intentarlo. En esta ocasión se quedó a 98 metros de la cumbre, que no pudo alcanzar por sufrir una hipoxia (déficit de oxígeno en el organismo) provocada por una falla en el tanque de oxígeno que llevaba a cuestas.

“Cuando regresé al campamento base me di cuenta de que el regulador del tanque no servía. O sea que me había provocado la hipoxia al ponerme la mascarilla y respirar el dióxido de carbono exhalado atrapado en la mascarilla. Eso me demuestra que, sí hubiera llegado a la cumbre sin tanque de oxígeno, pero en la montaña no se valen los errores”, relató en una entrevista.

En aquellos dos intentos, las travesías las hizo con un grupo de alpinistas, entre quienes estaba Carlos Carsolio, alpinista mexicano y padre de sus dos hijos.

“Regresé tres meses después en una expedición mexicana, estuvo muy bien, fuimos avanzando, pero a los 8,200 metros, desde donde ya se alcanza a ver la curvatura terrestre, nos sorprendió una tormenta con mucho viento y tuvimos que bajar”.

Elsa dejó el Everest por la paz y se dedicó a escalar otras montañas de la Patagonia y el Ártico. En esa temporada también dio a luz a sus dos hijos. Pasaron 10 años desde aquel último intento para regresar al Everest, porque experimentó algo que solamente los alpinistas comprenden:

El llamado de la montaña

“Quería ir a la montaña no a morir, sino quería ir sobre todo para regresar y estar con mis hijos. Había entrenado como nunca, iba tan concentrada, tan motivada, que cuando por fin llegué a la cima dije: ‘esto pude haberlo hecho hace 10 años si no hubiera llevado el tanque de oxígeno que no servía’. Son momentos en que la montaña nos pone en nuestro lugar. En 1999 fue este ascenso”.

Su vida fuera de la montaña

Si bien es recordada por alcanzar la cima más alta en todo el mundo, Elsa Ávila también es muy grande fuera de la montaña. Se graduó de Ingeniería Civil por la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) y es empresaria.

Asimismo, es autora del libro “Triunfar al Extremo “, en el que comparte su experiencia en el Everest, pero de igual modo incluye sus ascensos en otros lugares, como la Aguja Poincenot en la Patagonia.

Desafortunadamente, las condiciones tan complicadas que uno se topa en el alpinismo, provocaron problemas de salud a la mexicana. En múltiples ocasiones sufrió de congelamiento en los dedos y luego 4 infartos cerebrales menores.

De hecho, en 2002 se le implantó un marcapasos para ayudar a su corazón.

Tres años más tarde se le detectó fibrilación auricular, misma que desencadenó una embolia transitoria y los infartos.

Los doctores de Elsa Ávila le advirtieron que un ascenso más podría traerle más complicaciones. Por ello, su última escalada fue en 2012 al Pico de Orizaba y ahora se dedica a contar sus experiencias en conferencias, ya sea a deportistas o cualquier persona que tenga una meta en específico.

Su trayectoria no termina ahí, porque es fundadora del Centro Carsolio de Excelencia Motivacional y del Campo Base, Outdoor Training, S.L. en Vitoria, España.

El trabajo de Elsa Ávila ha llegado a las empresas más importantes y reconocidas de México. Con ellas, aportó en el diseño y desarrollo de programas de liderazgo, así como alianzas con organizaciones de consultoría.

Y por supuesto, los premios o reconocimientos no se quedan atrás: la alpinista mexicana recibió el Premio Nacional de la Juventud en 1985 e ingresó al Salón de la Fama de la CONADE.

También se le otorgó el Premio al Mérito Editorial por su otro libro, “Encuentro con el Himalaya, la aventura de la Esperanza “, y fue nombrada Deportista del Siglo XX en 1999 por la CONADE y el gobierno mexicano.

¡Nunca te rindas y atrévete como Elsa Ávila a conseguir logros muy mexicanos!

#Mercaideas #LogrosMuyMexicanos #Talento #Perseverancia #MonteEverest #Esfuerzo #Alpinista

Facebook
Twitter
LinkedIn

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Recientes

¿Quieres ser parte de mercaideas?

Tus creaciones y trabajo artesanal puede llegar a cualquier parte del país.
Seguir leyendo

Post relacionados

Inicio
Ideashop
Carrito
WhatsApp

Iniciar Sesión

Donde la creatividad se encuentra con la pasión.
© 2023 MercaIdeas.