MERCAIDEAS_NUEVOLOGO_turquesa
[fibosearch]

Origen: Pox

El pox bebida que cura y alegra al corazón.

Esta bebida es preparada por comunidades que descienden de los mayas, en la zona de los Altos de Chiapas, es un destilado artesanal cuyos ingredientes incluyen agua de manantial, caña de azúcar, maíz, piloncillo y salvado de trigo, al cual es costumbre incorporar infusiones de hierbas como: hierbabuena, té de limón, romero, y laurel, por ejemplo, o maceraciones de frutas de temporada: tejocotes, nanche, durazno, zarzamora, membrillo, entre otras.

El pox natural es limpio, cristalino de movimiento sedoso, mientras que el pox que contiene hierbas o frutas cambia de color, aspecto y olor, según la materia empleada en su elaboración.

A pesar de ser un aguardiente, su intensidad alcohólica no es dominante, lo que le permite consumirse solo o como base en coctelería.

¿Qué significa la palabra pox?

En tsotsil y en tseltal, la palabra Pox significa: ‘medicina, curación’. Pox se refiere también a medicamentos. Así, la palabra poxtaiwanej es relativa al médico y poxna es la casa de las medicinas o farmacia.

El pox o posh (así se pronuncia) para los antiguos mayas era medicina para el alma, utilizada en oraciones y ceremonias de curación, así como rituales de fraternidad entre comunidades.

Este aguardiente no es una bebida alcohólica cualquiera, el pox, conecta el mundo material con el espiritual, aleja demonios y cura las enfermedades del alma y del cuerpo.

México ofrece para la preparación de pox, poco más de 54 millones de toneladas de caña de azúcar a moler, así como una excelente producción de hierbas aromáticas y todas las frutas de temporada.

Dato extra: Para los mayas del México Prehispánico tomar los alimentos cotidianos era un ritual sagrado en donde uno se ponía en contacto con oscuras fuerzas que le daban sentido al universo entero.
Un poco de historia…

La mayoría de las personas encargadas de la producción y comercialización eran mujeres. Tal característica ya había quedado establecida desde la época colonial. En 1884, había según el padrón de San Cristóbal de las Casas 11,874 habitantes de los cuales 4,727 eran mujeres y 2,384 eran niñas. El número de mujeres adultas era más del doble que el de los hombres.

La migración de estos a campos, aprovechando a la expansión de fincas, nos habla de las escasas oportunidades que ofrecían ciudades a la población masculina. Sin embargo, el trabajo era abundante pero muy mal pagado para mujeres.

El negocio del aguardiente daba empleo a cientos de mujeres, desde el suministro a pueblos indígenas hasta la elaboración del aguardiente siguiendo métodos tradicionales. En 1873, de un total de 85 fabricantes, 80 eran mujeres y 5 eran hombres.

Un rasgo de la industria aguardentera tradicional es que se trataba de una actividad doméstica, desarrollada en el propio hogar de las fabricantes. Para iniciar el proceso, lo importante era mezclar bien la panela con el agua. El líquido azucarado estaba dejado a reposar en varias bandejas por varios días (5 a 7), dando las posturas, resultado de la fermentación natural.

Con medios sencillos se podía iniciar la destilación gracias a una o varias ollas de barro con capuchones que recogían el vapor emanado de la ebullición de las posturas y que al pasar por unos carrizos para obtener la condensación daban el aguardiente. Por cada olla se conseguía llenar un garrafón de 20 litros de aguardiente.

El capital financiero para mantener el funcionamiento de una destilería no era muy elevado por lo cual era relativamente accesible para poblaciones de escasos recursos.

Cada fábrica domiciliaria podía destilar un promedio de quince a veinte garrafones de veinte litros por mes, dejando un beneficio entre cinco y diez pesos mensuales.

Con estos beneficios tan escasos, la mayor amenaza era las crecientes cargas fiscales. Por esta razón, a partir de 1892 se fueron cerrando muchas de estas destilerías hasta quedar reducidas en pocos años a la mitad.

El pox por su valor histórico, religioso y cultural es una muestra más de la riqueza de bebidas orgullosamente mexicanas.

Hoy, el Pox se utiliza también en San Juan Chamula como símbolo de fraternidad o de acuerdo. Por ejemplo, al final de las oraciones con las que concluyen un evento importante, todos toman un sorbo de Pox en señal de comunión, manifestando que como comunidad “están en un mismo corazón”.

 

Facebook
Twitter
LinkedIn

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Recientes

¿Quieres ser parte de mercaideas?

Tus creaciones y trabajo artesanal puede llegar a cualquier parte del país.
Seguir leyendo

Post relacionados

Inicio
Ideashop
Carrito
WhatsApp

Iniciar Sesión

Donde la creatividad se encuentra con la pasión.
© 2023 MercaIdeas.