MERCAIDEAS_NUEVOLOGO_turquesa
[fibosearch]
,

Logros muy mexicanos

 Julian Ríos

El protagonista de esta historia es Julián Ríos Cantú, quien nació el 25 de marzo de 1999 en la ciudad de MonterreyMéxico.

Con solo apenas 16 años este emprendedor nato ganó el concurso Global Student Entrepreneur Awards en Alemania. Su gran mérito fue haber diseñado un sostén que detecta a través de sensores el cáncer de mama.

La gran inspiración para este ingenioso y útil artefacto fue su madre, quien había estado a punto de perder la vida por esta enfermedad. De esta manera, a través de Higia Technologies implementó Eva, compuesto por 200 biosensores que se adhieren al seno de la mujer. Resulta increíble como este wearable es capaz de realizar un diagnóstico 93% certero, porcentaje más alto que el ofrecido por una mamografía.

La historia de Julián Ríos Cantú, fundador de EVA Tech y creador del brasier inteligente para detectar el cáncer de mama

En el año 2012, un joven mexicano se enteró de que su madre tenía un cáncer de mama que se complicó debido a la ineficiencia de los métodos de diagnóstico utilizados. Luego de acompañarla en su lucha contra esta terrible enfermedad, se comprometió firmemente con contribuir a desarrollar métodos de diagnóstico más efectivos para que otras personas no vivieran lo que su madre y él tuvieron que vivir. Tres años más tarde, inició la que es considerada hoy en día como una de las compañías más innovadoras y revolucionarías en la industria de tecnologías para la salud.

Convirtiendo un problema en oportunidad

Luego de tres años de estar investigando, se decidió a dar el siguiente paso construyendo un pequeño equipo junto con las tres personas más brillantes que conocía. Así nació en el 2015 la compañía “Higia Technologies”.

Con el equipo conformado, se pusieron un objetivo concreto: crear un método para la detección de cáncer de mama que fuese no invasivo, portátil, que no emitiera radiación, que no comprimiera el tejido mamario y que el diagnóstico lo realizara un algoritmo.

Inmediatamente, comenzaron a trabajar enfocándose en un dato relevante que encontraron: la relación que existe entre el cáncer de mama y cambios en la textura, coloración y temperatura del seno. Ya desde 1970 se había estado analizando esta relación, pero para 1980 el interés en el tema se perdió. 

Julián buscó el por qué no se había continuado estudiando el tema y descubrió que gran parte de la razón fue por errores metodológicos en los experimentos que se realizaron en ese entonces.

Firmemente convencidos de que había una oportunidad allí, realizaron nuevos experimentos para validar sus hipótesis. Pensaron que, si eran capaces de optimizar la forma en que se analizaba térmicamente el seno usando sensores de mejor resolución y aprovechando tecnologías modernas, seguramente podrían crear algo interesante para lograr su objetivo.

Tras dos años de experimentación, arduo trabajo y muchos errores, consiguieron desarrollar un prototipo básico de un brasier inteligente al que llamaron EVA Bra, el cual incluía biosensores capaces de medir la temperatura de los senos, ayudando así a detectar variaciones relacionadas con la presencia de tumores.

Gracias a este prototipo, obtuvieron algunos recursos a través de concursos de emprendimiento. El dinero recaudado lo utilizaron para mejorar el prototipo y desarrollar otros prototipos que les permitieran iniciar pruebas con usuarios potenciales.

En el 2017, Higia Technologies ganó el “Global Student Entrepreneur Awards”, un concurso mundial que premia proyectos innovadores liderados por jóvenes emprendedores; y el Premio Everis, un reconocimiento para aquellos proyectos empresariales con base tecnológica que sean escalables, sostenibles y que contribuyan a la mejora de la calidad de vida de las personas y/o el medio ambiente.

Para este punto, los jóvenes sintieron que era momento de tomar una importante decisión: o continuaban dividiendo su vida entre la universidad y su empresa teniendo sus estudios como respaldo en caso de que fracasaran o se dedicaban por completo a Higia Technologies para que la compañía pudiera avanzar más rápido.

Finalmente, optaron por abandonar sus estudios, pues solo así podrían validar el potencial real de la empresa que estaban construyendo.

Tras entrar a Y Combinator, los cuatro emprendedores se mudaron a California, Estados Unidos. Allí conocieron a Peter Thiel, cofundador de PayPal, quien manifestó su interés en Higia Technologies y los invitó a ser parte de su programa “Thiel Fellowship”, una iniciativa que apoya con $100 mil dólares y asesoría a jóvenes emprendedores menores de 22 años para que abandonen la universidad y se dediquen a crear empresas con potencial o a liderar proyectos sociales importantes. Los chicos aceptaron y sumaron el respaldo de uno de los inversionistas más reconocidos de Silicon Valley a su proyecto, algo que sin duda les representaba un impulso enorme.

Del prototipo al negocio

Gracias al apoyo de Y Combinator, consiguieron pasar de un prototipo básico a un producto funcional que se testeó con éxito en pruebas clínicas con más de 2 mil pacientes demostrando que su tecnología era más efectiva que la autoexploración y que la exploración física para la detección de cáncer de mama; todo en apenas tres meses.

Este rápido progreso comenzó a llamar la atención de importantes grupos de inversión; sin embargo, aún existía mucho escepticismo con respecto a si realmente esta tecnología era capaz de revolucionar los métodos de detección de cáncer, por lo que los inversionistas los rechazaban una y otra vez. Afortunadamente, un grupo de inversión europeo llamado Hummingbird Ventures decidió confiar en ellos:

“Nos dijeron: Nuestra columna de NO está completamente llena, pero creemos que no importa en qué invirtamos hoy, eventualmente van a llegar a lo que los va a llevar al éxito en el cual si buscamos invertir… Y creemos que esta idea tiene mucho potencial para cambiar el mundo. Entonces, aquí hay $1.5 millones de dólares.” –Contó Julián en una entrevista.

Ese voto de confianza fue un importante impulso para el equipo, que ya incluso había pensado varias veces en renunciar al proyecto.

Luego de esta inversión, se sumó otro de los fondos más prestigiosos del mundo, Khosla Ventures, que aportó $1.3 millones de dólares. En ese momento, muchos otros inversionistas y fondos manifestaron su interés en entrar al proyecto, incluso varios de los que los habían rechazado previamente.

Algunos de los inversionistas que se sumaron fueron Ashton Kutcher, Leonardo Dicaprio, Paul Buchheit y Tony Robbins, quienes creían firmemente en el propósito de la compañía y en el potencial de su tecnología. En total, en esa ronda de inversión levantaron alrededor de $5 millones de dólares.

Con esta importante inyección de capital, Higia Technologies pudo contratar talento especializado y realizar investigaciones que les permitieron mejorar el producto y explorar las posibilidades que su tecnología tenía para la detección de otras enfermedades, como cáncer testicular y diabetes.

Para el año 2018, la compañía ya había logrado desarrollar una primera versión beta comercial del brasier. Esta versión contaba con 200 biosensores y las mujeres necesitarían utilizarlo entre 60 y 90 minutos a la semana para que el dispositivo tomara los datos necesarios. Luego, la información se enviaba a una plataforma móvil y web para su correspondiente análisis. Los resultados del análisis se entregaban inmediatamente a la mujer y a su oncólogo, reduciendo así los tiempos de respuesta con respecto a otros métodos de diagnóstico.

Entre los beneficios del dispositivo destacaban: en primer lugar, que cualquier mujer, independientemente de su edad, podía utilizarlo, mientras que la mastografía no es recomendada en menores de 40 años; en segundo lugar, por no utilizar radiación, podía permitirle a la usuaria realizarse exámenes más seguidos, mientras que las mastografías son recomendadas una vez al año o cada seis meses si se detecta una anomalía; y, en tercer lugar, EVA Bra no comprimía los senos de la mujer, reduciendo así el riesgo de romper posibles tumores y provocar metástasis.

Algo importante es que ellos siempre han aclarado que su tecnología no reemplaza la mastografía, sino que la complementa ofreciendo información valiosa para aumentar la efectividad en la detección de cáncer de mama en etapa temprana, por eso han procurado trabajar de la mano con oncólogos para llegar a una solución que realmente optimice el proceso.

En el año 2023, Higia Technologies fue reconocida como “una de las 30 empresas más prometedoras” según la revista Forbes; y como “una de las 50 empresas más innovadoras del mundo” según la Kairos Society.

EVA Tech: la compañía que quiere salvar vidas a través de la tecnología

Actualmente, EVA se encuentra enfrentando retos enormes, pues no es fácil cambiar drásticamente un modelo de negocios; sin embargo, la compañía desde sus inicios ha demostrado que no teme a reinventarse siempre que sea necesario para poder seguir cumpliendo con su propósito de salvar vidas contribuyendo a la detección temprana del cáncer y otras enfermedades, entonces seguramente la veremos liderando interesantes innovaciones en los próximos años.

Julián, por su parte, tiene 24 años, sigue ejerciendo como CEO de EVA y es reconocido como uno de los emprendedores más innovadores de Latinoamérica. En sus ratos libres se dedica a la pintura y a escribir en su blog personal, en el cual comparte valiosas lecciones que ha aprendido a lo largo de su carrera empresarial.

Así concluimos la inspiradora historia de Julián Ríos, un joven visionario que decidió tomar una de las experiencias más difíciles de su vida como una oportunidad para ayudar a que otras personas no vivieran lo que él vivió junto a su madre, iniciando así una de las compañías más revolucionarias e innovadoras en la industria de las tecnologías para la salud y convirtiéndose en un referente para muchos otros jóvenes emprendedores que quieren mejorar el mundo a través de sus ideas y proyectos.

En sus propias palabras:

“Mi caso no es único ni irrepetible. No soy ni más listo que ustedes ni diferente que ustedes. La única diferencia es que frente a la adversidad decidí ver posibilidades en vez de problemáticas… Emprender es un juego de creación de valor; si la creación de valor no es sustancial, no hay un emprendimiento sustancial.”

Facebook
Twitter
LinkedIn

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Recientes

¿Quieres ser parte de mercaideas?

Tus creaciones y trabajo artesanal puede llegar a cualquier parte del país.
Seguir leyendo

Post relacionados

Inicio
Ideashop
Carrito
WhatsApp

Iniciar Sesión

Donde la creatividad se encuentra con la pasión.
© 2023 MercaIdeas.