MERCAIDEAS_NUEVOLOGO_turquesa
[fibosearch]
,

Origen: Panchito, compañero de la icónica muñeca Lele

Junto a Lele, la emblemática muñeca queretana, en ocasiones es común encontrar a Panchito, otro personaje tradicional de Querétaro con características similares y conocido con diferentes nombres.

Estos tradicionales personajes están elaborados a base de tela y algodón originalmente por manos artesanas otomíes de la región de Amealco de Bonfil en Querétaro, donde en su cabecera municipal se encuentra dos estatuas, una de Lele y una de Panchito, pues son emblemas del lugar.

Estos personajes regionales, al igual que Lele en un principio, han sido nombrados de diferentes maneras, por lo que es común encontrarlos bajo el nombre Panchitos, Juanitos, y recientemente como Santiaguitos, este último nombre debido al lugar de donde son originarios.

Respecto al nombre, los comerciantes y artesanos coinciden en que al muñeco se le conocía por Panchito o Juanito, sin embargo, todos agregan una explicación al motivo por el que ahora es conocido como Santiago o Santiaguito.

Para quienes gusten adquirir uno de los Panchitos encontrarán variedad de precios en función de su tamaño y calidad, por lo que pueden ir de los 75 hasta los 350 pesos; incluso hay muñecos de un metro que superan los 3 mil pesos.

Estos muñecos suelen encontrarse junto a Lele en puestos de artesanías, mercados públicos o bien, preguntando a los comerciantes por ellos, ya que en los quioscos suelen exhibir más a Lele que a su compañero.

Amealco, la magia de un exitoso pueblo queretano otomí

Después de muchos años y esfuerzos, Amealco fue uno de los últimos municipios que recibieron la denominación de Pueblo Mágico en 2018, pero aun sin todo el potencial en ayuda que esto significaría, sus pobladores han logrado conquistar al mundo con Lele, una muñequita artesanal que ha visitado cuatro países para difundir la imagen de un pueblo queretano que espera a los visitantes con los brazos abiertos

Las muñequitas Lele y Donxu, y el muñequito Panchito han dado ocupación a más de 500 familias que elaboran estas artesanías en igual número de talleres de la región amealcense.

Amealco de Bonfil, Querétaro (México).-Tierra donde prevalece la sangre indígena, la tradición y la magia de su cultura, gastronomía y artesanías que trascienden fronteras, es Amealco de Bonfil, pueblo queretano en el que manos otomíes crean las famosas muñequitas artesanales Lele que se comercializan y viajan por diferentes lugares de México y el Mundo.

Esas tiernas muñecas de trapo, trenzas con listones de colores, blusa con olanes y faldas de popelina o manta, se venden en plazas públicas o en tiendas de artesanías. Otra, de cuatro metros de altura, ha recorrido y conquistado el corazón de turistas y habitantes de Sidney, Australia; Shangai, China; Madrid, España y Londres, Inglaterra.

Algunos saben que esta artesanía, símbolo de mexicanidad, proviene de Amealco de Bonfil, uno de los seis pueblos mágicos de Querétaro, donde la tranquilidad y seguridad que se respira en sus calles empedradas hablan de gente buena, trabajadora, creativa y orgullosa de ser otomí.

Otros desconocen que esa muñeca que han tenido en sus manos es una joya artesanal, obra de manos indígenas que se sienten felices por haber heredado de sus abuelos el conocimiento para seguir creando a quien llaman “Lele” (bebé en otomí), y a Donxu (muñeca).

Amealco, no sólo representa el hogar de las muñecas artesanales, sino un lugar declarado el año pasado Pueblo Mágico. En la cabecera municipal el visitante puede disfrutar de una plaza principal en desniveles, con piso de cantera, arcos, un kiosco con mucha historia y una iglesia del siglo XIX estilo neoclásico con fachada de cantera.

El trinar de las aves y el aroma de los árboles permiten gozar de momentos de paz sentados en una de las bancas, desde donde se observan el nombre de “AMEALCO” con letras gigantes de colores y dos estatuas de bronce: Lele y Panchito, este último, un muñequito creado por las mujeres artesanas para que acompañara a Lele.

A la distancia se ve el Museo de las Muñecas, donde alrededor de 500 muñecas, en su mayoría de distintos estados del país, hablan del artista mexicano capaz de crear un juguete con las características propias de su tierra.

Son muñecas que han participado en el Festival Nacional de Muñecas que cada año se lleva a cabo en esta región, en el mes de noviembre. En este recinto también se exhiben muñecas donadas por otros países, de ixtle, mimbre, nopal, madera, plata…, una amplia variedad que lleva tiempo observar en sus detalles, pero que cautivan rápidamente al espectador.

A un costado del Museo, se descubre otro lugar lleno de colorido y atractivo para los turistas, La Casa de Artesanías Doni. Ahí, 11 miembros de las comunidades indígenas de Mexquititlán y San Ildefonso exhiben y comercializan sus productos a precios para todos los bolsillos.

Recorrer este espacio es llenar de color y alegría la vista con textiles, piezas de alfarería, barro y la diversidad de muñecas Lele y Donxu, de tamaños variables o convertidas en llaveros y aretes; pintadas en cuadros y hechas en plata; bordadas en blusas, bolsas y monederos, o con los rostros de Frida Khalo y la Catrina.

Las artesanas, como las muñecas usan trenzas con listones de colores, sus faldas largas de popelina, blusa de manga larga y faja bordadas, cautivan con sus ojos redondos y su sonrisa de niña como la Lele, o con su ternura de mamá que inspira la Donxu.

Facebook
Twitter
LinkedIn

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Recientes

¿Quieres ser parte de mercaideas?

Tus creaciones y trabajo artesanal puede llegar a cualquier parte del país.
Seguir leyendo

Post relacionados

Inicio
Ideashop
Carrito
WhatsApp

Iniciar Sesión

Donde la creatividad se encuentra con la pasión.
© 2023 MercaIdeas.