MERCAIDEAS_NUEVOLOGO_turquesa
[fibosearch]

Origen: Alebrijes

¿Qué ES UN ALEBRIJE?

El alebrije es una artesanía mexicana hecha tradicionalmente con la técnica de la cartonería. Es una figura fantástica que combina elementos fisionómicos de varios animales, ya sean reales o imaginarios, y se caracterizan por estar pintados de colores vibrantes.

Y, ¿cómo se hace un alebrije? Todo empieza con una base de alambre quemado que se dobla y moldea para formar el esqueleto de la figura. Posteriormente se cubre con varias capas de periódico y engrudo, usando cartón para darle volumen. La figura de base se pone a secar al sol, y una vez seca se le agregan elementos más detallados, como ojos, picos, alas y garras.

LA CARTONERÍA

Es una técnica que consiste en moldear papel humedecido y luego endurecerlo mediante engrudo para crear las figuras. Entre las piezas más comunes de la de cartonería, se encuentran las piñatas, toritos, catrinas, diablitos, máscaras y distintos juguetes como caballitos y las muñecas con articulaciones movibles conocidas como lolitas.

¿CÓMO SE HACE UN ALEBRIJE?

Hoy día, algunos artesanos extraen los colores de pigmentos naturales como la cal, la miel, la misma madera del árbol de copal molida, la grana cochinilla, el añil o el jugo de limón.

Sin embargo, en tiempos más modernos, otros artesanos utilizan pintura acrílica para obtener mayor durabilidad.

LA HISTORIA DE LOS PRIMEROS ALEBRIJES

Las primeras piezas eran completamente distintas a las que conocemos hoy en día, ya que estas carecían del color y los patrones característicos a los alebrijes actuales.

Fue de la mano de Diego Rivera, uno de los mayores aficionados a la quema de Judas quien, al visitar los talleres de la zona, se sintió atraído por estas criaturas de don Pedro y se llevó numerosos de estos ejemplares a su casa y donde obtuvieron éxito entre sus amistades y colegas.

Poco a poco, las creaciones se tornaron cada vez más llamativas con colores y patrones casi imposibles que simulaban la piel de los monstruos, llegando a lo que hoy conocemos como alebrije.

Por otra parte, en 1975, la cineasta Judith Bronowski realizó un documental sobre el trabajo de Pedro Linares, logrando que este alcanzara la fama internacional con la que se conoce. Y no fue hasta 1990, cuando Pedro Linares recibió el Premio Nacional de Ciencias y Artes en celebración a su trayectoria y su contribución al arte popular mexicano.

ALEBRIJES: la artesanía mexicana que nació de una pesadilla

Los alebrijes, ligados a la cultura y artesanía popular destacan por su creación en la Ciudad de México y Oaxaca y hay quien adjudica a ambas entidades el origen de las coloridas piezas.

“Los alebrijes no son originarios de Oaxaca, sino de la Ciudad de México, particularmente, son de la inspiración de Pedro Linares (1906-1992), cuyos herederos continúan elaborando y vendiendo sus piezas en el mercado de la Merced, en la alcaldía Venustiano Carranza”, subrayó Carlomagno Pedro Martínez, director del Museo Estatal de Arte Popular- Oaxaca (Meapo), ubicado en San Bartolo Coyotepec.

En México, el mundo de las artesanías es tan vasto que, en la mayoría de las ocasiones, rastrear los orígenes de una creación particular resulta un trabajo complicado. Con una tradición que abarca desde las creaciones de los pueblos originarios hasta el día de hoy, el número de artesanos y artesanías es quizá más grande que la misma historia del país.

Dentro de este gran universo, una de las creaciones que han trascendido por sus colores vibrantes y formas extrañas son los alebrijes. Creados en 1936 por el cartonero y artista Pedro Linares López, estos inusuales seres forman parte del imaginario colectivo y suelen asociarse a diferentes creencias populares.

UNA PESADILLA QUE CREÓ UNA NUEVA TRADICIÓN

La historia cuenta que fue en el año 1936 cuando estando inconsciente a causa de una terrible enfermedad, Pedro Linares vio a los alebrijes. Encontrándose en medio de un bosque colmado de serenidad, con un ambiente donde reverberaban los ruidos de animales y el sonido de la naturaleza, Linares soñaba con un espacio sereno cuando súbitamente el ambiente que lo rodeaba comenzó a transformarse en extrañas figuras que jamás había visto antes.

Entre las figuras que él mismo Linares relata haber soñado se encuentran un burro alado, un gallo con los cuernos de un toro y un león con cabeza de perro. Si bien, quizá estos animales fueron productos de un delirio por la enfermedad que padecía, en su historia Linares destaca que además de lo inusual de su aspecto lo que más lo hechizó fue que todas las criaturas cantaban al unísono: ¡Alebrijes, alebrijes, alebrijes!

De la Ciudad de México a Oaxaca

Originalmente concebidos en la Ciudad de México, el auge de los alebrijes fue tal que se convirtió en una de las artesanías más elaboradas en el país. Dicho fenómeno alcanzó nuevas dimensiones en el estado sureño de Oaxaca en 1980, incorporando la tradicional técnica de Linares con el trabajo de los artesanos oaxaqueños.

Cambiando la elaboración original de cartón por madera de copal, en Oaxaca existen pueblos como San Martín Tilcajete y San Antonio Arrazola que se dedican exclusivamente al desarrollo de alebrijes. Los artesanos de la región comenzaron a incorporar diseños más estilizados y elaborados transformando a los alebrijes de una tradición de la Ciudad de México, a una práctica artesanal que se hereda de generación a generación.

CREENCIAS POPULARES

Si bien los alebrijes son personajes sin una temporalidad específica, hay quienes suelen asociarlos al Día de Muertos por considerarlos guías espirituales y seres místicos que acompañan a las personas a cruzar al otro mundo.

Por otro lado, los artistas oaxaqueños suelen relacionar a los alebrijes con la figura del nahual, un ser mitológico que en las culturas mesoamericanas se entendía a través de dos perspectivas. La primera considera al nahual como una especie de brujo con la habilidad de transformarse en un animal o elemento natural, mientras que la segunda alude al nahual como una conexión espiritual entre una persona y un animal, la cual sirve como protector o guía.

Independientemente de su naturaleza, los alebrijes se han convertido en una figura con un poder simbólico tan fuerte que además de los fines decorativos y artísticos que suelen acompañarlos, existe también un misticismo alrededor de estas criaturas.

LOS ALEBRIJES EN LA ACTUALIDAD

Sin lugar a dudas, los alebrijes forman parte del imaginativo cultural y artístico de México. Y desde 2007, el Museo de Arte Popular de la Ciudad de México organiza un desfile de alebrijes monumentales con la intención de promover las artes y la cultura folclórica mexicana.

Para este desfile, cada año se construyen piezas de hasta cuatro metros de altura que se pasean por el centro histórico de la ciudad y a este evento se le conoce como “Noche de los Alebrijes”.

“Una antigua y pintoresca tradición”

¿Sabías esto de los alebrijes?

Queremos saber que opinas!!

Facebook
Twitter
LinkedIn

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Recientes

¿Quieres ser parte de mercaideas?

Tus creaciones y trabajo artesanal puede llegar a cualquier parte del país.
Seguir leyendo

Post relacionados

Inicio
Ideashop
Carrito
WhatsApp

Iniciar Sesión

Donde la creatividad se encuentra con la pasión.
© 2023 MercaIdeas.